EL LEGADO PERIODISTICO Y CULTURAL DE ALFONSO LAGOS VILLAR

Escrito por el Diciembre 4, 2017

Era habitual que se quedará pasado las dos de la madrugada adelantando editoriales, escribiendo. Al fin y al cabo, era su pasión. Los primeros en enterarse de la certera opinión que plasmaba en sus líneas, eran quienes lo acompañaban a pie desde el diario hasta su casa, inmueble que en la actualidad alberga el Centro de Extensión Cultural -que lleva su nombre- de la Universidad de Concepción (UdeC). No le gustaba caminar solo, menos de noche, recuerda uno de los trabajadores de LA DISCUSIÓN que lo escoltó muchas veces hasta su hogar, y de paso, se enteró de primicias.

Premio Nacional de Periodismo en Redacción en 1961, Alfonso Lagos Villar, dejó una huella que perdura hasta hoy, ejemplo de perseverancia y tenacidad de un ñublensino de origen humilde, nacido en el campo, a inicios del siglo XX, en Minas del Prado, Coihueco, comuna que lo honra con su nombre en el Centro Cultural.

En Chillán, estudió en el Liceo de Hombres “Narciso Tondreau”, establecimiento en el cual destacó por sus habilidades humanistas, que a la postre lo llevarían a ser autodidacta en el periodismo. Durante sus estudios, recibió aportes becarios de la Liga Protectora de Estudiantes Pobres, ligada a la Masonería. Con apenas 36 años, se convirtió en propietario del diario LA DISCUSIÓN, al frente del cual desarrolló durante 40 años una labor sobresaliente que lo hizo merecedor del Premio Nacional antes mencionado. Su vida, siempre estuvo dedicada al servicio de la comunidad, ayudando a organizaciones culturales, sociales, gremiales y deportivas. Gran parte de su trabajo solidario lo realizó en el Rotary Club, llegando a ocupar la gobernación del Distrito 476 (1957 – 1958). Durante más de cuatro décadas, prácticamente todas las obras de progreso y bienestar colectivo realizadas en Chillán, tuvieron el sello personal de Alfonso Lagos. Entre otras, fue el iniciador de la Fundación de Conmemoración Histórica Bernardo O’Higgins, que se tradujo en el Grupo Arquitectónico levantado sobre los mismos terrenos en que naciera el héroe en Chillán Viejo. En 1970 la Municipalidad de Chillán lo declaró Hijo Ilustre. Previamente lo había distinguido, en 1958, con el Premio de Extensión Cultural mención Periodismo.

En octubre de 1961 su única hija, Laura (22) falleció víctima de una cruel enfermedad, poco antes de titularse en la Escuela de Periodismo de la U. de Chile. El 19 de mayo de 1966, cuando aún no se recuperaba de esa pérdida, el destino le arrebató a su esposa Adriana Pagueguy, quien además fue su fiel colaboradora como directora de la radio LA DISCUSIÓN.

El 28 de agosto de 1976, donó sus bienes a la UdeC, entre ellos el diario, talleres gráficos y radio. De acuerdo a su voluntad, se creó la Fundación Laura Lagos Pagueguy, que otorga becas a jóvenes de enseñanza media que ingresan a la UdeC.  A exactos tres meses de aquello, fallece en Chillán a los 76 años, de los cuales, gran parte los dedicó al periodismo y a su ciudad.

Fuente. Diario La Discusión.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Continuar leyendo

Contemporánea 91.1

La radio de Coihueco

Current track
TITLE
ARTIST